Reutilizar cosas viejas: Alfombra de madera

Una de las cosas que más me preocupaban cuando me independicé era la decoración de mi nueva casa. Es decir, sabia que enseguida la iba a ocupar con las cosas básicas, una cama, un sofá, armarios para guardar la ropa… pero ¿qué haría con el resto del espacio? Por mi cabeza pasaban muchos objetos o diferentes muebles que podía utilizar no solo para ocupar espacio si no para decorar.

Pero…¡que pereza! Desde siempre he pensado que si alguien pudiera decorar la casa por mi, lo dejaría encantada… pero ese no era el caso así que tenía que innovar.

Casualmente meses antes de independizarme mis primos se iban a mudar de casa y había muchos muebles y objetos del hogar que no iban a utilizar y que no los querían para el nuevo piso. Como yo sabia de mi nueva situación los almacené en el trastero de mis padres por si en algún momento podía darles alguna utilidad.

alfombra

 

Buscando el objeto indicado

La verdad que en ese trastero había de todo… cosas grandes, pequeñas, lámparas, objetos de cristal…y de repente fijé mi vista en algo que aún no había barajado poner en mi hogar, y era una alfombra de madera. Es verdad que estaba desgastada, pero como se lleva el estilo retro, decidí guardarla, ¡y como me alegré de verla en ese momento!

Siempre que estaba en casa pensando en como decorarla, mis ojos se iban a las paredes o a los huecos vacíos pero no había pensado en que también podía decorar el suelo, así que me puse manos a la obra.

 

Pinta que te pinta

Era obvio que la alfombra necesitaba una mano de pintura porque lo primero que no encajaba con el estilo que tenía pensado y lo segundo es que estaba un poco vieja. Así que pensé que lo más práctico era pintarla de un color que a mí me gustara, recordé que hace poco tiempo una amiga había pintado su cuarto en un color gris muy chulo. Así que le pregunté que si le había sobrado pintura (recuerda siempre low cost, si se puede). Afortunadamente le sobró por lo que no tendría ni que comprar la pintura.

pack pintura

Limpié bien la alfombra y le quité toda la suciedad que había acumulado y una vez que estaba lista me puse a darle la mano de pintura. La dejé secar durante un día, y le volví a dar otra mano de pintura, y ¡listo!

alfombra gris

La coloqué en el salón ya que sentía que me daba más confort y me gustaba como quedaba con el resto de los muebles, aquello era una maravilla.

resultado alfombra

 

Último consejo

Por cierto, que no se me olvide comentar que lo ideal para pintar este tipo de objetos es la pintura plástica, ya que una vez seca se puede limpiar muy bien, así que una preocupación menos en ese sentido.

error: Content is protected !!